tessarolo

Germán Tessarolo

Artist

Es muy probable que la historia pictórica de Tessarolo se inicie con un lápiz fechado en 1890, que aún conserva como un preciado tesoro, regalado por su bisabuelo, - el pintor veneciano Antonio Baggio -, el día que cumplió sus 13 años. Prueba de que el arte también puede ser un don hereditario y que en el caso de Germán ha venido manifestándose en todo su esplendor y como modo de vida desde 1969, cuando el artista se estableció en Bogotá seducido por los colores, sabores y sensaciones del clima perfecto para su creación, expreso en aquellos bodegones y apacibles rincones sabaneros.

Y como toda historia - particularmente la latinoamericana- tiene sus etapas, la obra de Tessarolo también ofrece periodos específicos a la vista.

El Descubrimiento de un entorno atornasolado y de aires frescos con esos primeros trazos arquitectónicos desbocados y abstraídos de la ciudad imaginaria, de cúpulas y catedrales; colores alucinantes de las culturas ancestrales, auroras interminables y perspectivas hasta aquél entonces desconocidas.

La Colonia establecida en sus pinceles jugueteando figurativos sobre rostros y paisajes, al tiempo que experimenta en la búsqueda de otros lienzos, otros rostros y otros cuerpos, conformando una obra extensa de técnica, talento y fuerza creadora, donde los reinos de la naturaleza son protagonistas. Y se toman las galerías más interesantes del orbe.

La Independencia cuando su obra pretende salir del entorno bucólico que le imprimió a nuestras ciudades, a las bohemias, al erotismo de carnaval en Venecia, a sus mascaradas… y se lanza en la búsqueda de las formas y los colores de oriente medio, tanto como de las huellas sociales en las favelas o el colorido detalle de sus mariposas, - seres mágicos que luego revolotearon alrededor de Sherezadas y en la nubilidad de sus princesas árabes -. Cuando el ser místico sale a flote y se plasma en sus cristos, sus ángeles que van allende del arte religioso. Cuando decide liberar el escultor que latía en su interior para darle otras dimensiones a su obra, en búsqueda permanente de otras perspectivas, de nuevos efectos sensoriales.

Trazos, colores, huellas del cuerpo y del espíritu en un genio creador, junto con cientos de exposiciones alrededor del mundo, han escrito 50 años de su obra. Obra privilegiada y bendita para que Tessarolo permanezca siempre en auge, siempre vigente en el arte contemporáneo de todas las latitudes.

Alberto de la Espriella

EXPLORE 20+ UNIQUE ART PIECES FOR SALE

ENTER THE EXHIBITION